miércoles, 21 de febrero de 2007

LA LEYENDA DEL SOL Y LA LUNA.

Antes de que hubiera día en el mundo, se reunieron los dioses en Teutihuacan.
¿ Quien alumbrará el mundo?. Preguntaron.
Un Dios arrogante que se llamaba Tecuciztécatl, dijo:
- Yo me encargaré de alumbrar el mundo. después los dioses preguntaron:
- Y ¿quién más?. - Se miraron unos a otros, y ninguno se atrevía a ofrecerse.
- Se tú el que alumbre - le dijeron a Nanahuatzin, que era un Dios feo, humilde y callado.
Después de cuatro días se reunieron ante el fuego. Primero le tocó sacrificarse a
Tecuciztécatl, lo intentó hasta cuatro veces; pero no lo consiguió por el miedo que tenía.
Luego le tocó a Nanahuatzin, él con valentía se sacrificó a la primera. Tecuciztécatl por su
cobardía se sacrificó después. A la semana siguiente Nanahuatzin salió convertido en nuestro hermoso Sol resplandeciente; y Tecuciztecatl se convirtió en la hermosa Luna de siempre.

Escrita por Tamara, Raquel y Arancha.